Andorra no es barata

Andorra ya no es lo que era, al menos en lo que al shopping se refiere. Si te gusta esquiar y estás en invierno puedes subir a Andorra, y como el antiguo slogan turístico que utilizaban hacer una:

“Andorra, la escapada”

pero…

  • ¿subir para comprar?
  • – ¡puedes ahorrártelo! por partida doble.

Andorra era uno de los destinos comerciales más populares de hace unos 30 o 40 años, familias de toda España subían hasta Andorra a realizar compras de tecnología, adquiriendo televisiones a color, los primeros ordenadores personales, radiocassetes de marcas punteras para coches, ropa de marca, tabaco y quesos franceses.

En aquellos años volvías con el maletero hasta los topes, en la aduana tragabas saliva para que no te tocase un borde o una persona concienciada con su trabajo y te exigiese vaciar todo el maletero, ese maletero que te había costado horrores cerrar pues estaba prácticamente sellado a presión.

Por aquellos tiempos España tenía muchas restricciones aduaneras, limitando tanto el importe máximo global de las compras como las unidades máximas por persona y producto, con ello intentaba evitar que Andorra fuese un monumental centro de compras, el tabaco y el alcohol, mucho más caros  aquí, donde están agravados por altos impuestos se convirtió en un bien preciado tanto para particulares como bares donde veían un gran negocio al comprar tabaco a precio andorrano y venderlo a precio Español. Los más ávidos ya tenían contactos que cada cierto tiempo les traían el cargamento para cargar hasta los topes las máquinas expendedoras.

Un tabaco el de origen andorrano por cierto malísimo, hace tiempo que dejé de fumar pero aún recuerdo los dolores de cabeza que proporcionaba aquel tabaco fresco, apenas sin tiempo de secado. Aunque probablemente aquellos cubatas de Vodka de marca reconocida pero comprada en Andorra tampoco ayudaban al dolor de cabeza y es que ni el alcohol sabía igual. En fin, mejor ni fumar, ni beber, ni pensar en ello.

Hemos desgranado ya diferencias en calidades ente el producto andorrano y el español en favor del español, si bien esto no se puede extender al resto de productos, tanto los comestibles como quesos de todo tipo y mantequillas, la ropa, los perfumes, electrodomésticos y las ruedas para coches eran de la misma calidad y siempre a un inferior precio.

Hoy la diferencia de precios se ha volatilizado, no existe, al menos en la mayoría de los sectores, si bien algunos productos se benefician de la ausencia del IVA y acaban costando algo menos, esta diferencia es entorno a un 10%, pero estos productos son escasos, ropa de moto, combustible y poca cosa mas, además la garantía en ocasiones no cubre tu producto en España, es decir, si se estropea en el periodo de garantía, deberás volver a Andorra para ejercer la garantía, una vez allí si el producto se debe enviar a la fabrica para su reparación o reemplazo prepárate para tener que volver nuevamente pasados no menos de 15 días, realmente no compensa esa rebaja del 10%.

En cuanto a la innovación, encontrar en Andorra lo último de lo último, tampoco existe, tienen los mismos productos que puedes encontrar en cualquier gran superficie de electrónica o en la propia Amazon, e incluso en Andorra he encontrado las cámaras deportivas GoPro más caras que en Amazon.

Hoy este pequeño país ya no es un destino comercial, eso sí, como destino invernal para esquiar, como destino primaveral para excusionistas y amantes de la naturaleza Andorra sí que preserva su encanto.