Bar Can Xalegre en Olot

La mejores carrilleras que he probado

En plena zona volcánica catalana emerge la población Olot, ciudad entre volcanes, una tierra bella con unos parajes únicos y emblemáticos dignos de visitar. Además del pueblo histórico bello de recorrer recuerda que sin ir mucho más allá tienes el formidable bosque de la Fageda d’en Jordá, al que le escribimos un anterior artículo y que es uno de esos lugares indispensables de visitar. Puedes leer dicho artículo > aquí <

Si en tu estancia en Olot y tras la ruta por ese mágico bosque al volver a la ciudad te encuentras hambriento te recomiendo una visita al Bar Can Xalegre de Olot donde podrás acallar los llantos de tu estómago con embutidos y comida local.

Si quieres conocer este bar sigue leyendo.

Excelente tabla de embutidos

El local visto desde el exterior es como cualquier otra casa de Olot, paredes pintadas de blanco, con dos pisos de altura.

Se encuentra ubicado en justo en una esquina, el acceso al Xalegre deberás hacerlo ser a pie pues está en la zona peatonal

Por dentro cuenta con un diseño rústico moderno, con las paredes pintadas de fucsia intenso, tiene una especie de punto juvenil, donde te imaginas a los jóvenes del lugar bebiendo y riendo en las celebraciones del cumpleaños de uno, del fin de curso de otros, etc. A ese ambiente también se le suma otro algo artístico o bohemio, un lugar que realmente te hace sentir cómodo, en el techo podrás admirar unas vigas de madera acabadas con ribetes en pan de oro que recorren el techo de su sala más amplia, la que se usa para cenar o comer y que queda en un nivel superior al de la entrada o bar propiamente dicho.

Encontrarás también un original lavabo un seminivel más bajo que el de la propia sala.

La atención fue muy muy correcta, en un momento dado solicitamos el cambio de un queso por embutido, y nos lo hicieron al mayor gusto posible.

Delicioso queso

No es ningún secreto contar que pedimos una tabla de embutidos, estamos en Olot y aquí los embutidos de calidad abundan, en el Can Xalegre de Olot nos pusieron una tabla de embutidos con un chorizo formidable, algo escaso eso sí pero lo mejor de toda la tabla, acompañando al chorizo disfrutamos también del bull blanc y negro del lugar, así como del ineludible fuet d’Olot, además de longaniza y jamón. Para acompañar el embutido pedimos pan y nos sirvieron seis yescas de pan, muy bueno por cierto.

El queso seco a las finas hierbas que me sirvieron merece una mención a parte, estaba riquísimo, cortado de forma curiosa, en pequeños cuadrados planos tenía un sabor exquisito.

Llegamos ya algo llenos entre el pan y los embutidos a nuestro segundo plato donde nos trajeron unas excelentes carrilleras de cerdo a la brasa acompañadas por patatas fritas, de verdad, y champiñones una delicia, quizá es este el mejor plato del lugar, no habían hablado de ellas y debo confesar que incluso esperando unas buenas “galtas” que es como se llaman a las carrilleras de cerdo en Catalunya, y que me sorprendieron por su excelentísimo sabor y es que se deshacían en la boca tan sólo con rozarlas contra tu paladar. Diría que han sido hasta la fecha, las mejores que he probado.

Toma nota:

Carrer Bellaire, 2, 17800 Olot, Girona > Enlace a Google Maps <
Teléfono: 618 35 79 67