Dónde comer en Mallorca: Fornalutx

Dónde comer en Mallorca: Fornalutx

Fornalutx es una pequeña población balear que está contemplada en la prestigiosa lista de los pueblos más bonitos de España, y eso, amigo, ya es de por sí tanto un sólido argumento como una ineludible excusa para coger el coche, la moto o la bici y acercarse a tan bonita población, más aún si estás de vacaciones por la isla.

Además, los alrededores de Fornalutx también son de agradable visita, ya que tienes desde el bullicioso, turístico y también bonito pueblo de Sóller, lugar donde podrás coger un tren que data de hace más de 100 años, hasta aventurarte dirección hacia el norte, por la sierra de Tramontana hasta llegar al monasterio de Lluc o hasta alguna de sus increíbles playas vírgenes.

Nosotros hicimos el recorrido al revés, de norte a sur, pues ese día el Ferry que nos llevó a la isla desde la península nos desembarcó en Alcúdia y ya que estábamos al norte decidimos ir bajando por la sierra de Tramuntana, nos bañamos en un par de bonitas calas y la hora de comer nos dio al pasar por Fornalutx.

Pizza napolitana

El restaurante Calzone, ubicado en la localidad de Fornalutx es un restaurante italiano o pizzeria bastante reconocido en el lugar. Al menos en Google Maps disfruta de un montón de reservas.

En cuanto a su comodidad a inicios de un muy caluroso mes de julio, con ola de calor incluida, hay que señalar que este restaurante no cuenta con ventiladores, es una planta baja que hace esquina, dispone de una terraza bajo unos toldos, pero ese día el sol castigaba de lo lindo, hablo de 33 grados al sol por lo que era para nosotros del todo imposible aguantar más de 5 minutos en esa terraza, por este motivo decidimos comer en su interior.

Su único comedor interior es bastante luminoso gracias a varios ventanales, pero la verdad es que tampoco era excesivamente fresco, aún con estas y al vernos llegar con la lengua medio fuera, íbamos en moto, ataviados con botas, pantalón largo y chaquetas de moto, el dueño, sentado en una mesa mientras leía un periódico local nos indicó amablemente cual era de todas las mesas la mesa que recibía mayor cantidad de aire proveniente de las ventanas, y realmente así fue.

Una vez acomodados y tras haber pedido la comida a la camarera, te dabas cuenta que de tanto en tanto circulaba una increíble y agradable brisa, intenté descubrir su proveniencia… pero mientras discurría y escudriñaba el lugar llegó la pizza a mi mesa y desistí por completo de mis pensamientos para aliar cabeza con estómago y dedicarme a tan ancho, nunca mejor dicho, placer, comer, devorar esa finísima pizza que estaba justo delante de mí.

Las pizzas son de masa muy fina, crujiente y muy rica, por ponerles algún defecto diría que andan algo faltas de queso en la base, detalle del que me di cuenta ya que a la mínima que inclines la porción de pizza que te vas a llevar a la boca algunos de los ingredientes rodarán irremediablemente cuesta abajo, o mejor dicho pizza abajo, cayendo preferiblemente al plato o si no estás ese día de suerte, rodarán hacia tus bonitas y recién lavadas bermudas de color claro, impolutas hasta ese justo momento donde comienza el festival de medallones.

Aunque suene a broma, te debo confesar que en mi caso acabaron no menos de un par de trozos de alcachofa bajo mis pies y alguna suculenta oliva dejó rastro en mi pantalón, algo que no me había sucedido nunca en las muchas y muchas pizzas que se ha zampado a este orondo cuerpo para formar una sólida figura de esas que no se lleva el viento ni aunque este sea huracanado.

Los ingredientes de mi pizza, una excelente base de tomate, queso aunque para mi gusto algo escaso, jamón dulce, alcachofas, olivas y anchoas. La combinación excelente una pizza muy rica.

Pizza vegetal

Mi acompañante se decidió a probar la pizza vegetal, una pizza que aún así contaba con queso en su base, donde descansaba una cubierta de espinacas frescas, pimiento rojo asado, maíz y alcachofas.

Podría extenderme sobre dicha pizza, en cuanto a sus matices y sus sabores, pero directamente diré que estaba francamente buena, aún así por debajo de la que tuve por suerte elegir yo, la napolitana, que estaba tremenda.

Como era de esperar pedimos a nuestra camarera aceite picante para animar la pizza, y esta vez el aceite picante picaba, y esto para mi es la mayoría de las veces una novedad ya que en la mayoría de restaurantes italianos me encuentro con unos aceites aromáticos en lugar de picantes, que más allá de su color o aspecto donde flotan supuestas guindillas tras probarlos compruebas que no presentan «fiereza» alguna. Tampoco se trataba de un aceite que picase a rabiar, ni mucho menos, es un aceite con un nivel de picante muy equilibrado diría que perfecto al menos para mi paladar.

Para los postres nos pedimos un tiramisú servido en copa, estaba casi a la misma altura que las pizzas, sin superarlas.

Toma nota por si quieres llegar a esta pizzeria en Fornalutx:

Carrer Arbona-Colom, 4, 07109 Fornalutx, Illes Balears

Teléfono: 971 63 81 91

Enlace a >Maps<

 

No te pierdas: