Prueba del iPad Pro

Tenemos un iPad Pro en la redacción de tiroriro.com, se trata del modelo más grande, el de nada más y nada menos que 12.9″. A todas luces un tablet tamaño muy grande, tanto que a muchos, entre los que me incluyo, será excesivo para el concepto “tablet”

Hace ya cierto tiempo que se encuentra en el mercado y sinceramente he visto muy pocos iPad Pro de 12.9″ en el mundo real, me refiero en cafeterías, aeropuertos o congresos.

La paradoja se da en que en el momento que vamos a analizar este modelo de tablet de Apple comienzan a aparecer rumores de la posibilidad de que Apple lance en no mucho tiempo un nuevo modelo de iPad Pro.

En este artículo donde analizamos exclusivamente el iPad Pro de 12.9”, dejando de lado al iPad Pro de 10.5″ queremos dar un enfoque, como siempre, algo diferente a lo que puedes encontrar en otros medios, ya que además de comentarte nuestra experiencia de uso en primera persona, al final trataremos de dar respuestas a preguntas habituales sobre este dispositivo de Apple, me refiero a preguntas como:

¿Es recomendable comprar un iPad?

¿Es mejor comprarse el iPad Pro de 10.5″  o el de 12.9″?

¿Tendré suficiente con 64Gb de almacenamiento en el iPad?

¿El teclado de Apple merece la pena?

¿Qué utilidad tiene el lápiz del iPad?

Aunque mejor vayamos por partes..

Instalando mi nuevo iPad Pro de 12.9”

Siempre recuerdo esos momento de unboxing de un Apple como unos momentos mágicos, aunque te confieso que o bien me he insensibilizado a Apple o es que ya no lo hacen también o que probablemente su competencia ya lo hacen igual o mejor.

Desembalar y estrenar un producto de Apple es una cosa que hace ya unos cuantos años me dejó de hacer vibrar.

Sólo empezar y tras configurar idioma país y la red Wifi me ofrece la posibilidad de hacer una restauración de apps y datos desde iCloud, mi último iPad fue un Mini, creo que de cuarta generación, el primero en llevar pantalla retina de los tablets pequeñines de Apple, así que lo intenté pero… no hubo forma… no encontró nada así que vamos a configurarlo como un nuevo iPad.

De lo primero que te ofrece es añadir una forma de pago… de una forma bastante cómoda, se trata de hacer una foto a la tarjeta con el mismo dispositivo y el reconocerá los datos relativos a la tarjeta… eso sí, ,me quedó claro las ganas de cobrar que siempre tienen estos de Apple. Como me lo permite, omito ese paso, y ahora configuración de Siri.

El asistente de puesta en marcha del iPad Pro te hará repetir cuatro o cinco frases para afinar el reconocimiento de tu voz y poco más.

Luego te pedirá que si quieres la activación de la tecnología True Tone mediante la que el iPad Pro adaptará los colores de la pantalla al tipo de luz ambiental. Muy cortés, pero demasiado tecnológico, si esa funcionalidad realmente representa una mejora debería venir activada por defecto y no preguntar por ella.

Y es que observo que el asistente de instalación de Apple ya no es un software tan refinado como lo era hace unos cinco años. Por comentar, te diré que no hace mucho probamos el Surface Go… > puedes leer aquí sobre él < y el asistente de instalación de Microsoft es bastante mejor, detalles como esa pantalla final dónde los espacios entre “Bienvenido a tu iPad” y la palabra “Empezar” están en desequilibrio señalan que Apple ya no es la de antes, echo en falta y mucho a Steve Jobs.

Una vez finalizado el proceso de puesta a punto el iPad pro se actualizó a la versión 12 de iOS, tardó un buen rato, no he utilizado iOS 11 pero por lo que tardó en instalarse una vez bajó el paquete de internet creo que los cambios deben ser numerosos.

Tras reiniciarse por primera vez en la pantalla de inicio nuevamente un mensaje relativo a que proporcionase a Apple mi tarjeta de crédito, al asistente le dije que más adelante, posteriormente el iPad me llegó a mostrar hasta dos notificaciones simultáneas para animarme a añadir una tarjeta Visa ¡qué pesados!

La cosa no acabó ahí, cada vez que pasaba por la pantalla de inicio sobre el icono de ajustes un contador rojo mostrándome que tenía una notificación sobre ajustes pendientes, lo primero que piensas es… un nuevo parche de iOS, una actualización… pues no… lo que te muestra es un “Quiero tu tarjeta VISA”… ¡qué cansinos!

El hardware del iPad Pro

Se trata de un dispositivo muy fino y bastante elegante, aquí el gran protagonista es su gran pantalla, con permiso del audio. La pantalla destaca tanto por su generoso tamaño como por su calidad de imagen.

El peso del iPad Pro de 12.9” de 677 gramos sin funda ni teclado, es muy contenido para lo enorme de su pantalla, y es que 12,9” es una fabulosa pantalla de generosas dimensiones y con una resolución de de 2.732 por 2.048 píxeles con una capacidad de brillo muy destacable.

Si bien y esto es así le pese a quien le pese, esta pantalla, por mucha calidad y acabados que destile nuestro iPad, se percibe como una pantalla algo antigua pues la anchura de sus marcos es claramente excesiva para un dispositivo de la gama premium del supuestamente fabricante más premium. Las pantallas de los Surface notebook por ejemplo disponen de unos marcos mucho más finos y apropiados a los tiempos que corren del “todo pantalla”

Otro tema que quiero destacar son las posibles fugas de luz de la pantalla del modelo de 12.9”, y es que creo que con el tiempo pueden llegar a ser algo habitual. Esto no lo digo por haberlo encontrado en la unidad de prueba sino porque cuando estuve en la tienda de Apple a la espera de ser atendido, observé que en el modelo grande del iPad Pro, sobre el que estamos haciendo la prueba, tres unidades de las expuestas presentaban no menos de tres fugas de luz en cada lateral que se observaban claramente en la posición de portátil, no probé más unidades, pero fueron tres de tres, está claro que ahí, en la tienda están todo el día funcionando y sufren más… o quizá sean unidades defectuosas. Dudo mucho que alguien como Apple, tan mirada con su propia imagen de producto premium, utilice unidades defectuosas para la exposición.

La calidad de audio de este dispositivo de Apple es claramente muy destacable por encima de casi cualquier dispositivo que haya probado, suena francamente bien, posiblemente gracias a su sistema de cuatro altavoces. Te sorprenderá con una sensación de estéreo muy marcada y con unos bajos impropios de un dispositivo con esa delgadez, aquí, nunca mejor dicho, este iPad Pro, da la nota, la buena nota.

El lector de huellas de Apple es poco eficaz, no me refiero en cuanto a precisión pues detectará la huella de tu dedo a la primera sin problemas sino que por ejemplo para desbloquear deberás “pulsarlo”, cualquier móvil de 150 euros es capaz de desbloquear su pantalla sin necesidad de presionarlo ¿por qué un dispositivo de tan alto precio no? Además el sensor te ofrecerá mayores funcionalidades, el comentado desbloqueo, otra función como una pulsación corta para ir a “home” y una larga para despertar a Siri, el asistente personal el doble click rápido para el cambio de aplicación.

La cámara… tiene dos, cámara trasera y frontal, la frontal la veo justificada para poder hacer Skypes y otros tipos de videollamadas, pero la trasera, en un tablet, sinceramente, creo que es ridículo tomar fotos con un aparato tan grande, y más cuando hablamos de que este iPad es el modelo de 12,9”. Pues bien, esa cámara trasera te permite grabar vídeos en calidad 4K a 30 fotogramas por segundo

La batería, este ha sido siempre uno de los puntos fuertes de los tablet de Apple comparándolos con otros tablet Android o Windows, y es que realmente tiene un gran poderío en cuanto a su autonomía que calculo que estará sobre las 8H de trabajo continuado. Apple promete 10 horas. A destacar sobre la batería de todos los iPad es su consumo de batería en reposo el cual es impresionantemente bajo. Es decir que puedes cargar completamente el iPad, arrancarlo, consultar el correo o navegar por la red para dejarlo en reposo hasta el día siguiente y ver que a lo sumo se ha consumido un 2 o un 3 por ciento de la capacidad de batería del portátil. Esto en la práctica hará que no tengas que apagar tu iPad Pro nunca, y que tan sólo deberás desbloquearlo y consultar el correo. Si no abusas de él y sólo consultas durante pequeños ratos al final del día, una única carga casi te durará medio mes.

El iPad Pro cuenta con un transformador excesivamente pequeño, al menos para un iPad Pro de 12″, obviamente este escaso tamaño determina una escasa potencia de salida, cosa que alargará los tiempos de carga innecesariamente. Casi me llevó 3 horas esa primera carga tras sacarlo de la caja con tan sólo un 17% de carga.

El sistema operativo del iPad Pro

La unidad de pruebas se actualizó a iOS 12 tan pronto como la arranqué, si bien no lo consiguió al primer ni al tercer intento, quizá coincidió conque muchos usuarios estaban actualizando sus teléfonos y tabletas al último sistema operativo de Apple, no lo se, pero esto en Apple antes no erá así.

El sistema es un sistema de smartphone adaptado más o menos de la mejor manera posible a una pantalla de grandes dimensiones y a una forma de trabajo algo diferente a la que podemos hacer con el móvil, ya que en el iPad Pro haremos un claro uso como “pseudo portátil”

Este término de “pseudo portátil” será algo recurrente pues sus dimensiones y su alto precio, superior a los 1.000 euros te hará considerarlo como un posible reemplazo de tu ordenador portátil, si aún eres de esos que tiene un ordenador portátil más o menos reciente.

Me ha gustado bastante la posibilidad de que al desplegar la barra superior por el lado derecho, donde encontrarás la batería, y cobertura Wifi se te muestren unos accesos táctiles directos para entrar en modo avión, ocultar notificaciones, subir y bajar el brillo, activar linterna y otras pequeñas cosas, eso sí, como será una tónica habitual en el sistema operativo iOS de Apple, estos iconos y accesos directos no serán configurables, Apple siempre decide por ti.

En la misma línea de cosas pensé que si desplegable la barra superior por el reloj obtendría el acceso al reloj, las alarmas, calendario y eventos… pero no, Apple descuidó eso.

Siri… el asistente de voz que puso de moda los asistentes de voz, pero que hoy obviamente Siri queda por debajo de Google y es que Google durante muchos años, ahora quizá no tanto, ha sido nuestro confidente en cuanto a nuestras inquietudes en la red, el punto de partida de todo y ha ido recopilando tanto nuestras preferencias personales como las del resto del mundo, tejiendo un sistema de patrones de comportamiento y unas respuestas habladas o no a nuestras preguntas, por ello, Google Assistant, o mejor dicho, el “ok Google” funciona claramente mejor que el “Oye Siri”. Te diré más… incluso prefiero a Cortana, el asistente de Microsoft antes que Siri.

Safari, el navegador por defecto y aunque no sea algo propia del sistema operativo si está muy ligado a los dispositivos de Apple, se muestra muy rápido y sólido si bien con alguna interfaz de edición de blogs o herramientas colaborativas de Google me he encontrado algunos problemitas, cosas no muy cuestionable pero que molestan como que tras cortar un texto el navegador te lleve a la parte superior de la página cuando probablemente tan sólo querías desplazarlo un párrafo arriba o abajo, esto en textos largos, como el de esta comparativa es como mínimo molesto.

Pero ni mucho menos puedo decir que la experiencia con Safari resulte negativa, no, al contrario, Safari en el iPad Pro funciona de forma muy óptima y veloz.

Las aplicaciones reinstaladas en el Apple iPad Pro

Apple te entrega el iPad Pro con una buena propuesta de aplicaciones con las que podrás comenzar a sacarle provecho nada más sacarlo de la caja, si bien de todas las aplicaciones que trae serán pocas las realmente productivas.

De las productivas tenemos las clásicas conocidas por casi todos de iPages que es un editor de textos como lo es Microsoft Word, Numbers que sería una hoja de cálculo estilo Excel, Keynote que sería un software para realizar presentaciones al estilo PowerPoint, iMovie que te permite editar vídeo de forma rápida aunque no excesivamente profesional.

La versión de mapas de Apple denominada Maps, que queda algo lejos de la calidad y cantidad de información que consigues con la App de la competencia, con Google Maps.

Del resto de aplicaciones que trae, poca utilidad encontrarás muchas de esta apps que trae de serie instaladas son bastante inútiles transcurrido cierto tiempo pues son chorradas como tomar fotos con efectos del tipo caricatura, intentar crear música de forma un tanto infantil, etc.

Los juegos en el iPad Pro

Quizá, a diferencia de su hermano menor de 10.5” este iPad Pro de 12.9” no sea el hardware más apropiado para jugar, aunque por potencia y calidad poder puede servir la realidad es que lo disfrutarás ocasionalmente, esto es debido a que es un dispositivo demasiado grande para jugar con el en alto. Incómodo para videojuegos.

Además tendrás que tener en cuenta que estamos hablando de un equipo que a poco que le pongas teclado y lápiz valdrá cuatro o cinco veces más que cualquier vídeo consola actual y tampoco te ofrecerá más calidad de juego si no una experiencia peor ya que todos sabemos que para jugar no existe nada mejor que una videoconsola o un PC bien equipado y sobretodo un buen mando.

He podido probar todo tipo de juegos, 3D y 2D y el hardware desde luego está a la altura y no le cuesta mover en absoluto la gran resolución de esta pantalla. Pero se nota que muchos juegos no están pensados para este dispositivo. Esto lo notarás en la escasa resolución de algunos elementos secundarios de los juegos, como los fondos y algunas texturas no están a la altura y se visión aún algo borrosos. Esto es casi normal y quizá con el tiempo se solucione, pero hoy por hoy la mayoría de juegos, incluso los últimos que han sido lanzados para tablet todavía no están pensados para trabajar y aprovechar tanta calidad de pantalla.

El teclado funda original del iPad Pro

Con un precio súper caro, sin paliativos, obtendrás el teclado original del Apple Pro que hace doble  función, sirviendo de funda y atril.

Como teclado, con teclas gomosas de tipo isla, cumple su cometido ofreciéndote un gran tacto y una gran velocidad de escritura. Este artículo comencé a escribirlo en mi teléfono móvil mientras iniciaba el setup del iPad para luego continuarlo casi por completo en el iPad, utilizando el navegador Safari como editor del blog. El resultado fue bastante satisfactorio si bien noté la ausencia del touchpad ya que no se porque motivos, creo que por Safari, la selección de “porciones de texto” se hacía realmente complicada con este dispositivo de Apple.

Lo que más heché en falta de este teclado es la ausencia total de retroiluminación, a diferencia de otros teclados similares, como el que incorpora la Surface Go analizada hace un tiempo en este blog.

Como funda o tapa protectora cumple su cometido más o menos, pero la verdad es que a mi me ha resultado un producto carísimo y no con suficiente calidad, más aún cuando hablamos de “Apple”.

No me ha gustado la funda en posición tablet, esto es enganchada totalmente en la parte trasera del iPad no cuadra del todo bien, queda algo suelta. Después como tapa, resulta prominente de forma desigual, esto es debido a la zona de teclado que es más gruesa que donde no hay teclado. Un claro fallo de diseño de Apple, creo que deberían igualarlo, o bien con un teclado menos grueso o igualando el grosor al que obligan las teclas y aprovechar ese espacio para alguna utilidad concreta, como un touchpad, una batería adicional, no se algo, así queda horrible..

Como soporte o atril para mantener el iPad en posición de “ordenador portátil” también se queda muy lejos de otras soluciones como las implementadas en la gama Surface de Microsoft ya que en este Apple iPad Pro las posibilidades de ajuste de la inclinación son totalmente nulas, solo dispones de una posición fija en modo atril con el teclado disponible para escribir y que no podrás modificar en inclinación. En las Surface la inclinación es mucho, pero que mucho más flexible.

Ojo porqué este teclado funda, es un periférico, exclusivo para el modelo que adquieras, es decir, sólo lo podrás utilizar con ese mismo modelo de iPad, si posteriormente Apple lanza al mercado un iPad con unas dimensiones o formato algo diferente el mismo teclado no se ajustará. Sin ir más lejos el teclado del modelo de 10.5″ es diferente del modelo de 12.9″

Este teclado de casi 200 euros tampoco incluye touchpad, cosa que resulta como mínimo extraña. Acaba justo tras la barra espaciadora y en su utilización como “pseudo portátil” deberás utilizar tu dedo sobre la pantalla, con la poca precisión que te brinda el dedo, para seleccionar textos o desplazar el cursor por la pantalla.

El lápiz del iPad Pro

Son 99 euros para un lápiz de plástico que visual y aparentemente no disfruta de un tacto, nunca mejor dicho, tan premium como el resto del dispositivo y queda lejos, muy lejos de la calidad percibida con el excelente lápiz que equipan las Surface de Microsoft, ya se que el comparativo con la Surface es reiterativo y por ello permíteme que me reserve algo de material para un artículo exclusivo donde compare cara a cara estos dos dispositivos.

Luego en la práctica, en el uso del dispositivo ves el esfuerzo de Apple por hacer del Apple Pencil un producto de calidad con unos materiales de construcción distintivos, diferentes a los de Microsoft pero que también en su uso resultan de calidad. Es un tacto digamos que “aporcelanado” quizá para aquellos que tenga una gran sudoración en las manos esto pueda llegar a ser un problema, pero a mi en lo personal me ha encanto tanto su tacto como su precisión y respuesta y es que gracias a este Apple Pencil si tu “mano” te lo permite podrás dibujar con una fidelidad altísima muy pero que muy parecido al uso de Apple y en la misma línea que los lápices de la Surface.

Queda algo por debajo en cuanto a la funcionalidad de sus botones. No tiene botón para borrar, no puedes girar el lápiz para borrar tus trazos en la pantalla como si que lo puedes hacer en la Surface.

La atención al cliente de Apple

Un tema común a todo el mundo Apple pero no relativo a este modelo de iPad es el sistema de atención al cliente de Apple, y es que debo confesar que me resulta bastante ineficaz, para hacerme con este dispositivo tuve que esperar algo más de 40 minutos de espera para ser atendido y adquirir un dispositivo de más de 1.000 euros. Esto es algo tan comercialmente inapropiado como ineficaz, no seré yo el que les de la receta para la mejora, pero sus métodos de venta me resultaron tan evidente “anacrónicos” como patéticamente “premium” y siguen vendiendo, y seguirán, pero con la calidad de sus dispositivos y habiendo sido literalmente “repasados” por su competencia, auguro que o bien son capaces de reinventarse o llegarán a su extinción, aunque se pulmón financiero les permita aguantar aún un par de décadas con sistemas de venta anacrónicos y precios abusivos para dispositivos tecnológicamente inferiores a los de su competencia.

Conclusiones y respuestas sobre el iPad Pro

Nuevas preguntas seguían llegando a mi cabeza durante la prueba, y es que este dispositivo se queda corto como portátil capaz de crear contenidos y grande como tablet para el consumo habitual de contenidos.

Por este motivo y respondiendo a algunas de las preguntas que me formulaba al comienzo de este artículo no puedo esconder que se trata de un producto que no me compraría ni a título personal ni profesional.

Si bien y tras una jornada de más de 8 horas de uso prácticamente exclusivo notas como el iPad Pro te va capturando y ganando esa confianza poco a poco pues aún. Con sus funcionalidades “capadas” y acotadas por Apple y su iOS 12 con respecto a otros sistemas operativos más abiertos y capaces en los que uno se puede sentir más cómodo, el Apple iPad Pro de 12.9” se demuestra como unidad muy sólida y capaz capaz de ofrecerte una experiencia de alta calidad, eso sí… su precio lo penaliza claramente frente a otras opciones como las Surface, tanto que no tendría dudas, no me lo compraría.

Pero si por lo que fuese, cosas como un golpe en la cabeza o una imperiosa necesidad de un constante derroche de dinero a costa de acarrear con créditos enormes en mi Visa y debiese de optar por alguno de los modelos de iPad disponibles, creo que me quedaría con el modelo iPad Pro de 10.5” ya que este de 12.9” me resulta excesivamente grande y con ello escasamente portátil. Y es que tras despertarme al día siguiente de la prueba no me vi consultando prensa y noticias en mi desayuno con semejante tamaño de tableta en la mesa.

Descartaría opciones como el iPad Mini, que claramente está enfocado a niños pues un adulto, con los móviles actuales de 5.9” y creciendo creo que no ganan nada usando un iPad Mini, o bien lo que ganan de pantalla no justicia ni su precio ni tener que cargar y acarrear con dos dispositivos.

Respecto a la pregunta sobre el tamaño de la memoria interna con la que me compraría el iPad Pro, desde luego que me iría a un modelo de 128 Gb. Ya que el modelo de 64 Gb si bien te puede resultar suficiente al principio al poco que te aficiones algunos juegos la capacidad irá mermando de forma exponencial.

En cuanto a si el teclado original merece o no la pena te diré que sí, que un teclado te permitirá sacarla un mayor partido como posible sustituto de un ordenador portátil si bien yo exploraría otras alternativas compatibles al teclado de Apple.

Sobre el Apple Pencil… pues lo consideraba un prescindible, pero tras su uso y sobretodo tras haber descargado e instalado algunas aplicaciones gratuitas de dibujo en el dispositivo debo reconocer que me ha encantado.

Nos vemos en el próximo análisis!