Prueba Asus TUF Gaming

Prueba Asus TUF Gaming

Realizamos una prueba real de un portátil Asus TUF Gaming basada en la experiencia de uso en el día día.

Tanto para trabajar como para jugar y nos alejamos de los test sintéticos, que poco o nada nos dicen.

De esta gama de portátiles TUF Gaming de Asus en la actualidad hay bastantes modelos en España, algunos calzan procesadores de Intel, generalmente un Core i5 de novena generación, y otros, como el que analizamos hoy, un procesador de AMD, en este caso un Ryzen 7 de la serie 4000, la última hasta la fecha.

Asus TUF Gaming F506IV

Además de la CPU el resto de componentes que monta uno u otro modelo de Asus TUF también pueden variar.

Así pues encontraremos modelos con gráficas que van desde la justita GTX 1050 pasando por las solventes GTX 1650, Ti incluidas, hasta llegar a la RTX 2060 como la que monta la unidad probada.

La capacidad de memoria RAM será de 8 o 16 Gb las cuales vienen en dos únicos slots, con uno o los dos ocupados, dependerá del modelo.

En cuanto a su capacidad de almacenamiento, todos cuenta con unidades sólidas de 256 Gb, 512 Gb o de 1 TB, como es el que equipa la unidad que probamos.

El Asus TUF Gaming tope de gama

Teclas WASD destacadas en otro color

El equipo que probamos en tiroriro.com, es de alguna forma el Asus TUF Gaming tope de gama, el más alto de los que podemos adquirir en el momento al escribir el artículo.

Se trata de un portátil que equipa un procesador Ryzen 7 4800H con una tarjeta Nvidia RTX 2060 el modelo exacto es FA506IV.

El procesador es un Ryzen 7 4800H, y cuenta con 8 núcleos físicos y 16 virtuales, lo que nos indica que viene enfocado a potencia multitarea.

La letra H en «su apellido 4800H» nos indica que rinde más que los Ryzen que terminan en HS y mucho más que los que terminan en U, ya que estos dos últimos se enfocan a ofrecer una autonomía mayor de la batería del portátil y no tanto a obtener la mayor potencia bruta.

En cuanto a sus capacidades gráficas, incorpora dos tarjetas gráficas, una Radeon Vega 7 integrada para las tareas que no precisen 3D y una dedicada, esta última es una potente Nvidia RTX 2060, gráfica que nos va a permitir jugar a casi todos los juegos de la actualidad a 1080p con los gráficos en Ultra, es decir a tope.

Además esta gráfica, superior a las GTX 1660ti de generación anterior en un 20% aproximadamente, nos permite la denominada técnica RayTracing, que consigue unos resultados más espectaculares en pantalla.

Aclaro que este portátil Asus TUF Gaming es el tope de gama en cuanto a portátiles que equipa procesadores AMD, ya que resulta que no hace mucho tiempo, se llevó acabo un acuerdo entre Intel y Nvidia mediante el que esta última no suministraría chips gráficos a AMD que fuesen superiores a la RTX2060 para la fabricación de ordenadores portátiles con procesadores AMD.

Con esta jugada Intel, conocedor de que sus procesadores Core se están quedando atrás frente a los Ryzen en esta nueva generación, se aseguraba que siempre podría contar con un equipo gaming más capaz al poder incorporar una RTX2070 o incluso una RTX2080

En este punto ya te señalo que en cuestión de gaming la pieza que más se valora es sin lugar a dudas la gráfica, pues el procesador digamos que no importa tanto en la mayoría de juegos actuales, ya que todos los procesadores, desde un i5 o un Ryzen 5 para arriba son sobradamente capaces de ejecutarlos, no así las gráficas.

Por otro lado el Asus TUF Gaming que probamos incorpora una unidad de disco sólida en formato m2 NVMe con unas tasas de transferencia altísimas, así como con dos módulos de memoria ram de 8Gb cada uno para conformar una más que suficiente memoria RAM de 16 Gb configurada en Dual Channel y trabajando a nada más y nada menos que a una velocidad 3200 Mhz.

En cuanto a conectividad lo habitual en un portátil, USB 2.0 y 3.0, un USB Type-C y destaca en que además equipa un puerto de red RJ45 para los alérgicos al lag de la Wifi, que se ven penalizados en los e-sports.

Los acabados del Asus TUF Gaming

El acabado es demasiado plástico para el precio que tiene

Los acabados de la gama de portátiles para gaming Asus TUF son claramente inferiores a los de la familia ROG del mismo fabricante. Lo son uno o dos peldaños por debajo, no es así a nivel de rendimiento, ya que los componentes mandan.

En mano el tacto general de este TUF gaming es de gama medio-baja, para mi gusto demasiado plasticoso. Si bien existe una versión con la tapa de metal, pero es difícil de encontrar, curiosamente esa versión es la que te ofrece una mayor autonomía debido a que integra una batería mayor.

En el modelo que actualizamos la tapa superior está acabada en plástico imitando al metal, y es aquí donde quizá la tapa puede gustar más o menos, dependerá del usuario.

Hay que reconocer que su aspecto gaming es digamos que bastante contenido, si el acabado fuese en metal ganaría enteros. Sin llegar a ser un portátil del todo elegante, como si que lo es el modelo que lleva la tapa en un gris metálico liso, digamos que aún siendo de plástico tiene «un que».

Aunque me temo que con el paso del tiempo el uso y los roces en esta imitación metal, las dos porciones de superficie de maya con ese efecto de nido de abeja de su carcasa se acabe degradando si no somos muy cuidadosos, al igual que el «plástico cepillado».

Con el portátil abierto, y aquí ya da igual el modelo que sea, el tacto plasticoso se acrecenta. No estando tan conseguido como en la tapa, las rejillas de la parte más próxima a la pantalla se ven demasiado plasticosas y la textura contrapuesta del cepillado del reposamuñecas es quizá innecesaria, hubiera quedado mucho mejor que el cepillado fuese en un único sentido.

El diseño del teclado del ASUS TUF GAMING, está bien, la barra de espacio me gusta y la forma de las teclas también, quizá por ponerle un par de pero, el destacar, tanto las teclas WASD lo veo quizá innecesario, así como las teclas de los cursores, que son quizá demasiado pequeñas.

La pantalla destaca por dos cosas, por su baja calidad, de la que te hablaré más adelante y por sus estrechos marcos, que hacen que la experiencia con los juegos sea bastante inmersiva.

Lo mejor del Asus TUF Gaming

El rendimiento es increíble. Cualquier proceso lo hace a una velocidad endiablada.

Por ejemplo y ya desde un inicio jamás instalé un sistema operativo Windows tan rápido, su disco SSD interno en formato NVMe de la marca Western Digital sorprende con su gran desempeño.

Una vez instalado Windows su arranque, desde que pulsas el botón de encendido se lleva a cabo en escasos 6 segundos.

En cuanto a la ejecución de juegos, respaldado por su potente RTX 2060 que té voy a decir, conectado a un monitor ultrawide de 2560x1080p pude disfrutar de juegos como Grid 2019, Rally 2.0 con todo a tope de detalles y a los 60 fps que permite la salida HDMi de tope.

En el trabajo diario, pues va sobradísimo, y no sólo en cuanto a redacción de artículos si no de forma general, lo he utilizado para programar, con entornos complejos, Docker, Android Studio, Unity e incluso Unreal Engine y siempre ha respondido mucho mejor que cualquier otro equipo al que le halla hechado el guante.

A destacar también su teclado, el cual además de un diseño moderno tiene un buen tacto y la retroiluminación siempre es un plus para los que nos gusta trabajar con condiciones de poca luz.

Por último también destaca la conectividad y las posibilidades de ampliación.

Conectividad del Asus TUF Gaming

Para lo primero dispone de un conector completo de HDMi para conectar un monitor externo a 60 hz, que también lo permite a mayor refresco mediante el puerto USB Type-C, al que debemos añadir los 3 puertos USB 3.0 repartidos en ambos lados de la máquina y por último un puerto RJ45 además de conectividad Wifi y BT,

En cuanto a las posibilidades de ampliación que se nos presentan, ya que podemos adquirir este portátil de Asus bajo diferentes configuraciones internas, existen modelos con uno o dos puertos internos m2 NVMe y otros con además un puerto SATA de 2,5″, como la unidad probada. Estos puertos extra vienen vacíos.

Lo peor del Asus TUF Gaming

Vamos a separar en dos partes lo que no nos ha gustado de este portátil de Asus, pues una cosas son apreciaciones personales y otra auténticos problemas que debes conocer antes de adquirir este equipo.

Comenzamos por esas apreciaciones, que puedes o no compartir, pues no son ni mucho menos problema.

La ventilación y las temperaturas que alcanza es algo que personalmente siempre me han preocupado en los portátiles potentes, y con este modelo se ha confirmado una vez más.

El ruido de sus ventiladores es alto, y no hablo sólo de cuando estoy jugando no, mientras estoy escribiendo este artículo con unas escasas 12 pestañas abiertas en el navegador Chrome, mientras que Steam va descargando unos 300 Gb de juegos para poder someter al Asus TUF las pruebas, oigo durante todo el rato como trabajan sus dos ventiladores, que giran como mínimo a unas 3.000 rpm cada uno.

Reconozco que no es un ruido excesivamente alto, de acuerdo, pero yo que soy bastante maniático en este aspecto y que dispongo de varios equipos silenciosos, algunos con refrigeración pasiva, los escucho continuamente.

Si es un nivel tan molesto como para plantear si es o no una buena compra, pues te diré que es un ligero rumor, pero que es tan constante que tras 8 horas de trabajo con él diario, vetarían mi compra.

Tratando de solucionar o minimizar el problema instalé la aplicación de Asus Armoury Crate con la que se activan varios modos de potencia para el portátil ya que Windows 10 tan sólo me ofrecía uno, el llamado modo «Equilibrado», si bien la diferencia entre ellos era nula, seguía haciendo el mismo ruido de ventilación.

La aplicación Asus Armoury Crate la puedes descargar desde >aquí< tras descargarla e instalarla la misma se actualizará, pudiendo tardar unos cuantos minutos.

Debo aclarar que si medimos el ruido durante las sesiones de juegos, este se dispara, como era de esperar, ya que estamos ante un portátil bastante delgado y sobretodo, que alberga en su interior un procesador de 8 núcleos físicos y una gráfica dedicada RTX2060.

En este modo de uso, «el gaming» el ruido de los ventiladores no me preocupa en exceso pues normalmente juegas con el volumen del juego alto o con auriculares.

Refrigeración del Asus TUF Gaming

Si que me preocupa el calentamiento, el Asus TUF gaming se calienta bastante, sale un aire bastante tórrido por sus toberas traseras, sobretodo por la que queda a tu izquierda.

Este sonido aparece tanto trabajando con la pantalla del portátil como con una pantalla externa y el portátil con la pantalla bajada, en el modo de trabajo técnicamente conocido como clamshell.

El teclado es retroiluminado mediante RGB, podemos cambiar el color de las teclas aunque no de forma individual ni grupal, vaya que no es RGB por tecla si no de forma global.

Para cambiar el color del teclado retroiluminado del Asus TUF gaming deberás utilizar el programa Aura RGB que me tuvo loco durante un buen rato, pues no viene con el portátil y no te lo indica en ningún lugar que debes instalarlo.

Mientras tanto, sin dicho soft, no existe una forma humana de detener el constante ciclo de cambio de color RGB en el teclado a menos que lo apagues del todo mediante la presión de la tecla FN y el cursor abajo varias veces.

Sí, y es que tan sólo puedes tener el teclado iluminado sin ciclo de color mediante la instalación de esa aplicación concreta, que como es lógico no te viene con el equipo, pues este equipo se vende sin sistema operativo.

La aplicación es TUF Aura Core y sólo la puedes conseguir desde la tienda de Windows, es decir, olvídate de encontrarla en la página de soporte de Asus o en ningún otro lugar.

Cuando estuve toqueteando en Aura Core los colores detecté que cada tecla tiene un grupo de dos leds y que no siempre los enciende en el mismo color, al menos en algunas teclas, lo que creo que se trataba de un defecto de fábrica de la unidad probada.

El touchpad no me convence, el tacto no es malo, pero los botones físicos sí tienen un recorrido excesivo, aunque lo peor es que se me hace anacrónico utilizar nuevamente botones en los touchpad, pensaba que esto ya lo teníamos superados desde hace años, claro que supongo que es debido a su concepto gaming, donde los botones físicos diferenciados son más eficaces que los touchpad con botones integrados bajo su superficie.

Tú te has creído esa afirmación? A caso has visto jugando a alguien de una forma más o menos seria con el touchpad de un portátil? Yo desde luego no.

Problemas del Asus TUF Gaming

Rinde mucho sí, pero no es perfecto, adolece de algunos problemas que son de bulto, por lo que no se pueden obviar de una forma fácil y es mi deber comunicártelos ante una posible compra.

La pantalla, con una resolución de FullHD y un acabado mate, nos anuncia que es una pantalla de 144 Hz lo cual a priori quiere indicarnos que se trata de un panel de calidad, pero es justo el contrario.

Su tiempo de respuesta es claramente lento, lo que creará el temido efecto ghosting, pero la cosa no acaba ahí, el mayor problema es que tiene un brillo escaso, de 250 nits que a tope, en interiores aún tiene un pase, pero estarás con el brillo a tope, en exteriores o lugares con mucha luz de día, mejor ni lo probamos.

La autonomía de la batería, otro de sus problema, y es que es de 48 wH, lo que nos da para unas 4 horas justas de trabajo normal, y como mucho unas 1 y 15 minutos de juego intensivo. Lejos quedan las 5 horas y 2 horas en juegos de las que hablan otros análisis que leí por internet.

Realmente no es mucho pero tampoco es poco, aunque si lo comparamos con las 8 horas de otra de las configuraciones de Asus TUF gaming que cuenta con una batería de 90 wH y el mismo Ryzen 7 4800H, pero una GTX1650Ti en lugar de la RTX2060 claramente es inferior.

El motivo de que uno lleve una batería de 48 y el otro una de 90wH es porque el analizado cuenta en su interior con un espacio para un disco SSD SATA de 2,5″. Algo que puede parecer una ventaja, pero que teniendo ya de 2 puertos notablemente más rápidos en formato m2 NVMe, de los cuales uno está libre, preferiría una mayor batería aunque pierda un puerto SATA «lento».

El audio, sin sonar nada mal, también queda lejos de lo que puedes ver o leer en otros análisis, no suena especialmente bien, es más bien justito en cuanto a potencia, unos altavoces con mayor sonoridad u otra disposición, y no orientados hacia la parte inferior quizá hubiera sido la solución.

El precio del Asus TUF Gaming

Actualmente el precio del portátil Asus TUF Gaming oscila entre los 599 y los 1.300 euros, la diferencia viene dada por los componentes internos, principalmente la generación de la CPU, es decir si es un Ryzen de la serie 3000 o de si es de la serie 4000 así como de la gráfica dedicada y del resto de componentes que lo acompañen.

El modelo analizado, un F506IV lo cazamos a 1.099 euros, siendo su precio normal unos 1.200-1300 euros, al menos en las fechas que escribimos este artículo. En otros modelos o fabricantes esta misma configuración suele estar sobre los 1.400-1.500 euros, si bien no existen muchos que integren la RTX2060 con los Ryzen 7.

Conclusión sobre el Asus TUF Gaming

El modelo de portátil Asus Tuf Gaming con el procesador Ryzen 7 4800H disfruta de una potencia a raudales, en el trabajo diario no es que cumpla, si no que supera con creces a la mayoría de ordenadores de escritorio. En cuanto a nuestras horas de ocio pues también, rinde casi al nivel de una RTX 2060 de escritorio.

Si bien adolece de esos claro obscuros, como su pantalla con ese escaso brillo y su tacto general, que a mi me resulta en exceso plasticoso, teniendo presente que es un portátil supera los 1.000 euros de precio.

Si esos 1.000 euros los vale o no… te seré franco, desde mi punto de vista no. Por ese precio esperaría una mejor pantalla, así como un tacto menos plasticoso, y no me importaría pagar 100 o 150 euros más por un acabado metálico y una mejor pantalla, creo que entonces sería entonces un equipo redondo.

En este punto algunos pensarán en los ASUS Rog, la serie de gaming premium de este mismo fabricante, quizá esa sea la solución para los usuarios que sean exigentes en cuanto a acabados y pantalla.