Prueba del Huawei P20

El Huawei P20 es junto con el más grande y capaz Huawei P20 Pro los dos teléfonos móviles de alta gama que dispone Huawei en la actualidad.

Ambos teléfonos destacan del resto de teléfonos de Android de gama alta de otras marcas por incorporar ópticas Leica, siendo Leica un muy reconocido fabricante de cámaras fotográficas profesionales. Es por tanto un teléfono que resultará muy interesante para aquellos que usen mucho su terminal móvil para tomar fotografías.

Gracias a su reconocida calidad fotográfica, sus acabados y su alto nivel de prestaciones el Huawei P20 rivaliza directamente con los Galaxy S9 e incluso con el carísimo iPhone X

Y es quizá otro de los detalles que definen este móvil, su gran parecido al iPhone X de Apple, una sospechosa similitud que llega tanto en su apartado físico, donde recurre a soluciones como el famoso “notch” o ceja para albergar las cámaras y sensores frontales, así como en su capa de software Emui, capa que funciona sobre Android 8.1 y que se parece en exceso al sistema operativo móvil de Apple, el iOS.

En cuanto al apartado de rendimiento y a modo de resumen te contaré que el Huawei P20 obtiene unas puntuaciones extraordinarias en cuanto a potencia de proceso, sobrepasando los 207.000 puntos en el test Antutu y los más de 6600 en el test multi núcleo de Geekbench, ambas son aplicaciones que someten al teléfono a diversos test de rendimiento.

A nivel estético, también muy destacable, el teléfono móvil Huawei P20 con el acabado en color Twilight resulta espectacular y es que pocos teléfonos, a excepción del Honor 9 en color azul analizado anteriormente en tiroriro.com, pueden disfrutar de una calidad estética tan alta como este Huawei P20.

La pantalla, de 5,8″ de tamaño se ve muy bien, se trata de un panel IPS a diferencia del panel Amoled que calza el P20 PRO. Ambos tienen el formato 18:9 que tan de moda se está poniendo últimamente si bien adolece todavía de algunas incompatibilidades que hacen que alguna aplicación no se visualice correctamente, como la de Google Maps cuyos botones a veces aparecen algo desubicados y cortados. Su resolución es de 2.244 x 1.080 píxeles, resolución que para algunos puede resultar escasa en comparación a las que manejan otros terminales de gama alta, pero créeme que en estos tamaños con esta resolución todo se ve suficientemente nítido y que una mayor resolución no se aprecia a menos que te acerques el terminal a escasos centímetros de tus ojos. Además a menor número de píxeles menor trabajo de la gràfica del móvil y por tanto un menor consumo de batería así que para mi la elección de pantallas FHD o FHD+ para teléfonos de menos de 6″ la veo como una decisión totalmente acertada.

El procesador es un procesador propietario, Huawei no utiliza ni los conocidos Snapdragon ni los Mediatek ni los Exynos, cosecha propia bajo el nombre de Kirin, en esta ocasión monta un HiSilicon Kirin 970 con 8 núcleos, contando con 4Gb de memoria RAM que se convierten en 6 Gb. para la versión PRO. y con 128 Gb. de almacenamiento.

A nivel de rendimiento realicé muchas pruebas comparándolo con mi Honor 8, un teléfono que lleva conmigo algo más de 1 año y que utiliza el Kirin 950 con 4Gb de RAM y 32 Gb. de almacenamiento, en todo momento el P20 se mostró

algo superior, es decir, en el día a día abriendo, cerrando y cambiando de aplicaciones siempre hacía las cosas antes el P20 pero realmente con una diferencia muy escasa, a lo sumo de 1 segundo abriendo algún juego pesado. En cambio en los test sintéticos de Antutu i Geekbench la diferencia si que era notable, tanto que me puse a bucear entre los resultados para descubrir que la gran mejora de este móvil P20 respecto a mi Honor 8 no se encontraba en el procesador pues entre el 950 y el 970 las diferencias eran realmente mínimasl, el gran diferencial entre ambos terminales radicaba en la velocidad de trabajo de la memoria interna que era casi el doble para el P20

Con todo el teléfono tiene una batería bastante capaz, dos días bajo un uso normal y es que quizá la diferencia entre los procesadores anteriores como los Kirin 950 o 960 y este 970, y siempre según a las pruebas que le he sometido, pueda ir más por el camino de la eficiencia energética que por el del puro rendimiento ya que su incremento en velocidad sobre estos se siente como más bien escaso.

Lás cámaras… este debería ser el punto en el que más destaque este terminal y en cierta medida así lo es, sin embargo encontramos algunos que otros peros que os detallo a continuación.

El comentado anteriormente defecto de que las cámaras sobresalgan del cuerpo del teléfono. Aquí es cuando el fabricante puede alegar que no caben por su calidad, etc, etc… pues que hagan el teléfono algo más grueso y de paso con una batería mayor.

La cámara frontal o selfie abusa en exceso del modo belleza, te diré que esto lo vi a la primera foto que realicé, rápidamente ajusté el terminal para reducirlo hasta un nivel “deseado” de belleza pero esto lo hice porque un amigo al que recomendé la compra de este teléfono me comentó que estaba contento pero que la cámara frontal no le convencía por este hecho, le comenté que seguro que se podía eliminar o reducir el impacto de ese “retoque” indeseado y el sorprendido me dijo que lo miraría. Aquí tenemos un claro ejemplo de un error de decisión por parte de Huawei, esta funcionalidad no debería venir activada por defecto o en todo caso debería avisar en la primera toma con un aviso del estilo “el modo belleza está activado si quiere una foto más natural desactívelo aquí”.

Si bien esta cámara frontal cuenta con una resolución brutal, nada más y nada menos que de 24 Megapíxeles con una apertura de f/2.0 lo que te permitirá tomar selfies de la máxima calidad.

La cámara trasera nos ofrece doble sensor, por un lado un monocromo de 20 Megapíxeles con apertura de f/1.6 y un sensor RGB de 20 Megapíxeles con una apertura de f/1.8 nos ofrece un zoom digital 2X sin apenas pérdida de calidad gracias a su doble sensor. A su vez me ha sorprendido el gran resultado que ofrece en condiciones de poca luz, sobretodo en interiores, donde la AI que aplica el terminal realza los colores, objetos y motivos para ofrecer una imagen bastante realista y parecida a lo que ven nuestros propios ojos.

Además de las ópticas y los sensores los P20 cuentan con un gran aliado, la inteligencia artificial aplicada a las tomas fotográficas.

La interfaz de la cámara por eso, no me convence mucho, hoy que estamos en el minimalismo iconográfico el P20 muestra un botón de captura algo viejuno, además la selección de sus modos, mediante un menú horizontal desplazable no me parece la más idónea y ni mucho menos la más rápida.

El sensor de huellas, ubicado en la parte superior tiene forma de botón, podrían haberlo disimulado y haberle dado la funcionalidad de gestos y no sólo de simple botón. A diferencia de otros sensores de huellas de Huawei este botón no es compatible con gestos, para por ejemplo poder desplegar la ceja de notificaciones superiores con un desplazamiento sobre él, en esto señores de Huawei deberían de mejorar pues una pantalla tan larga se beneficiaría mucho de esta funcionalidad. En cuanto a la capacidad de reconocimiento, esta es muy rápida y no representa pero alguno.

Por otro lado para el desbloqueo del terminal sin recurrir al típico pin o patrón el P20 también pone a tu disposición el reconocimiento facial, presente en otros terminales de la casa y que decir que en este P20 funciona a las mil maravillas, es levantar el teléfono y comenzar a escanear la cara, algunos teléfonos precisan que pulses el botón del desbloqueo, este no. Si bien este tipo de seguridad basada en el reconocimiento facial yo la encuentro insegura aunque pueda parecer una contradicción, pues es tan rápida que bastará para que un amigo te coja el móvil, lo levante y apunte a tu cara para que este se desbloquee, y créeme que no hará falta ni un segundo completo para que tu cara sea reconocida al instante.

Te reconoce de forma increíble, da igual si grabaste tu cara inicialmente con gafas y sin ellas, te reconocerá tanto con ellas o no.

No se trata de un teléfono especialmente ligero, pero tampoco es excesivamente pesado con sus 165 gramos.

No se maneja bien a una sola mano, estos tamaños en resolución FHD+ precisan tener que hacer malabares para por ejemplo llegada una notificación, desplegar el cajetín de las notificaciones superior con el arrastre del dedo mientras estás en otra aplicación o bien utilizar la otra mano.

El acabado del terminal roza cotas muy altas, a nivel estético con el modelo con acabado Twilight disfrutarás de un teléfono móvil con un color indefinido que varia a lo largo de toda su superficie entre los tonos morados, azules y verdes, un acabado que resulta muy pero que muy agradable a la vista.

Como tema menor comentar que algunos otros detalles en su acabado no nos han acabado de gustar, tales como el fino cristal que recubre la parte frontal y que acaba en los bordes y que notarás una y otra vez al desplazar los dedos por el borde, por ejemplo para desplegar las notificaciones de Android en la parte superior. Otro detalle que no me gusta es el de que las cámaras traseras sobresalgan, esto, probablemente copiado también del Apple iPhone X para mi resulta una pega menor pero me resulta especialmente incómodo cuando mientras desayuno consulto el móvil con el plano en la mesa, esa protuberancia hace que el teléfono baile cuando me desplazo por mi gestor de noticias preferido, cuando navego por la web o cuando consulto mi Facebook.

Su competencia además de los comentados S9 y iPhone X, aunque este último se trate de un teléfono mucho más caros que este P20 aunque no superior a pesar de ese sobreprecio, sería el Honor 10, la segunda marca de Huawei un teléfono con unas prestaciones prácticamente idénticas y unos 120 euros menos de precio. En otro orden prestacional, aunque tampoco muy muy por debajo tendríamos la gama media como el propio P20 Lite, con el apellido de Lite, un teléfono que por 250 euros menos que este P20 pata negra te ofrece unos resultados más que satisfactorios.