¿Cómo perder barriga?

¿Cómo perder barriga?
5 (100%) 7 votos

¿Cómo perder barriga? ¿Cómo quitarse esos kilos de más que me he echado encima sin ni siquiera darme cuenta?, ¿cómo me quito estos dichosos michelines? En fin, todas estas preguntas trascendentales han estado siempre envueltas en una serie de misterios casi irresolubles desde los albores de la humanidad hasta nuestros días… 🙂

Dicen que existen secretos. Secretos como los que vamos a desvelar en el siguiente artículo. Quizás algunos de vosotros ya los hayáis descubierto y estéis ahora mismo disfrutando de ellos, luciendo una bonita y esbelta cintura. Pero, para todos aquellos que todavía siguen inmersos en la más completa oscuridad, no os preocupéis porque ahora mismo os vais a enterar! 😉

Que sí, que sí, que con los siguientes consejos que os vamos a transmitir vais a conseguir, por fin, tener ese escultural “body” que siempre habéis soñado. Solo tendréis que seguir los pasos indicados y “voilà”, nada se os resistirá!

Y …, después de haber soltado la parrafada (tomándome la licencia de vuestra permisividad), ahora sí, deciros que a continuación os vamos a exponer algunas recomendaciones básicas para perder un poco (o mucho, depende) de barriga.

Sin más dilación ahí van los consejos mencionados. Aunque, también tengo que decir que muchos de ellos se pueden deducir mediante el sentido común, algunos otros, no, ¿eh? Sea como fuere, ahí los tenéis!

Comer sin sal

Evitar echar sal a la comida. Evitar comer aperitivos salados como: las patatas fritas y sus derivados además de los frutos secos tostados. En lugar de eso se puede optar por productos ricos en potasio que ayudan a eliminar la retención de agua como los plátanos, los tomates, las espinacas, los aguacates o la soja.

Beber agua

Beber la justa y de forma equilibrada. Me explico: es aconsejable beber bastante agua para hidratarnos y no retener líquidos, pero si bebemos más de la cuenta o de forma irregular eso tampoco nos ayuda demasiado.

Los expertos aconsejan beber unos dos litros de agua al día y de forma escalonada. Si nos bebemos, por ejemplo, cuatro vasos seguidos de agua lo que conseguiremos es hinchar nuestra barriga y por ende los músculos abdominales, con lo que de esa manera nos costará un poco  más reducir el vientre.

Aun así, hay que beber agua porque es buena para todo, principalmente nos ayudará a la digestión, evitaremos el estreñimiento y al beber con frecuencia nos saciará lo suficiente para picar menos entre horas.

Comer verduras y hortalizas

Tanto las verduras como las hortalizas son ideales para limpiar el intestino. Favorecen la eliminación de los residuos alimenticios sin provocar estreñimiento. Además, al ser alimentos bajos en grasa ayudan a perder peso y mantener la línea.

Si os interesa saber la estructura de una buena dieta, entrad >aquí< y miraros el link sobre qué es la pirámide alimenticia.

Comer alimentos integrales

Aunque los alimentos integrales tampoco son la panacea, la verdad es que ayudan a mantener la línea o al menos nos ayuda a no vernos tan inflados (la barriga, el estómago, ya sabéis…).

Los panes integrales o de cereales, las galletas, la pasta integral, todo este tipo de alimentos contiene fibras y nutrientes básicos para regular correctamente nuestro tránsito intestinal a diferencia de los productos fabricados con harina blanca o refinada.

Está claro que los alimentos elaborados con harina blanca como el pan, las galletas, los pasteles o la pasta son mucho más sabrosos que los productos integrales, pero como contrapartida no se digieren tan rápido y pueden producir hinchazón abdominal.

Problemas con productos lácteos

La leche, los quesos, las mantequillas o la nata pueden producir algún tipo de intolerancia a la lactosa, hecho que se traduce en malestar físico con una clara evidencia de hinchazón de barriga.

No obstante, no todo el mundo responde por igual ante esta intolerancia, la cual puede ser de mayor o menor intensidad, con lo que el grado de intolerancia será relativo.

El yogur suele ser un buen sustituto de la leche porque lleva la lactosa digerida en el propio producto, además también son ricos en calcio además de ayudar a la regulación de la flora intestinal.

Por otro lado, si tampoco toleramos los yogures o no nos gustan es aconsejable aportar a nuestro organismo el calcio necesario a través de otros alimentos como las legumbres, los frutos secos, las verduras como el brécol o la cebolla, y los pescados como el salmón.

Ingerir infusiones

Las infusiones, sobre todo el té, se caracterizan por sus propiedades antioxidantes, antiinfllamatorias y digestivas.

Existe una gran variedad de té e infusiones que nos ayudarán a calmar y distensionar la barriga, liberándonos del malestar producido por algunos alimentos o por la mala digestión de nuestro organismo.

Los té suelen ser antioxidantes y, además algunos de ellos potencian la reducción de la grasa corporal. Por otro lado, las infusiones como la manzanilla o la menta ayudan también a desinflar tanto el estómago como la barriga.

Aunque, parece ser que los más eficaces en cuanto a cómo bajar la barriga serían las infusiones hechas a base de hinojo, ortiga, abedul o diente de león. En cuanto al té, los más utilizados para perder peso son el té verde y el té rojo.

Comer con tranquilidad

Uno de los problemas actuales de “la vida moderna” es la rapidez con la que queremos hacer todo. Y, el cómo alimentarse es uno de ellos.

Por ese motivo se recomienda tranquilidad a la hora de comer, entre otras cosas porque si ingerimos productos rápidamente sin tiempo para masticarlos correctamente, nuestro organismo se ralentiza a la hora de hacer la digestión y, lo que estamos haciendo es darle trabajo extra a nuestro aparato digestivo. O sea que, hay que masticar, masticar, masticar… y luego tragar!

Además, por otro lado, al comer rápido también tragamos más aire del habitual con lo que también podemos provocar la aerofagia, que se traduce en gases en la barriga debido al aire que tragamos cuando masticamos deprisa.

Corrección postural

A menudo pecamos de mala higiene postural y acostumbramos a mover nuestro cuerpo de forma incorrecta, como sentarse inadecuadamente o andar mal.

Si queremos acostumbrar bien a nuestra barriga deberíamos erguirnos a la hora de andar enderezando bien la espalda y metiendo barriga para dentro.  😉

Controlar el estrés

Controlar el estrés, los nervios o la ansiedad sería fundamental para el buen funcionamiento de nuestro organismo no solo porque es más saludable sino porque también es más estético.

Pensad que este tipo de molestias producen malestares físicos  como el dolor de estómago, la hinchazón abdominal, o las malas digestiones, en fin, ya veis por dónde voy. Además, sin un control serio este tipo de molestias pueden provocar lo que se conoce como el intestino irritable. Así que, lo mejor de todo sería plantearnos un cambio en cómo afrontar la vida para poder evitar de esa manera el menor número de situaciones estresantes.

Para aquellos que quieran saber más sobre las consecuencias del estrés, les aconsejo que se miren el siguiente link, aquí hace un tiempo estuvimos hablando sobre qué es el estrés.

Respetar las horas de sueño

Respetar las horas de sueño es fundamental tanto para nuestro organismo físico como psíquico. El dormir bien y las horas necesarias, que pueden ser entre seis u ocho horas, es básico para nuestra salud.

Y, cuando decimos salud nos referimos también a nuestra forma de perder peso. Existen estudios científicos que relacionan el sobrepeso con las horas de sueño. Una persona que duerme poco es más proclive a engordar que otra que duerme las horas necesarias. Normalmente este tipo de personas suelen comer de forma compulsiva y tienen problemas para sentirse saciados. Por ese motivo se recomienda que si no podemos dormir las horas necesarias durante la noche, que compensemos este déficit con pequeñas siestas para que nuestro organismo descanse mejor.

Cosas obvias

En cuanto a cosas obvias me refiero a no traspasar la frontera roja con una serie de alimentos que a la mayoría de nosotros nos encanta pero que son la mar de perjudiciales si lo que pretendemos es perder peso, sobretodo, esa “maldita” barriga que se empeña en acompañarnos día a día, allá donde vayamos. 😉

Me estoy refiriendo, cómo no, a las buenísimas tapitas, cervecitas (en demasía), dulces y salados de todo tipo… Recordad: ¡todo esto ni probarlo! (al menos durante la época de transición hacia la barriga perfecta, luego allá vosotros con vuestra responsabilidad…) 😉

 

Ejercicios físicos para perder barriga

Indudablemente si lo que queremos es perder peso y lucir una barriga en condiciones, es decir, que tampoco hace falta que esté perfecta, con que esté casi plana sería ideal, ¿verdad?, creo que  muchos de nosotros ya nos daríamos por satisfechos, ¿no?

Bueno, pues eso, que si queréis estar en forma, no tener barriga (o lo menos posible), os tengo que decir que, sintiéndolo mucho, con una dieta no basta, no. Hay que moverse, hacer ejercicio diario y perseverar en ello. Sobre todo cuando ya se ha alcanzado una cierta edad (vamos a decir que a partir de los 30, ¿vale?).

¿Qué, cuáles son los mejores ejercicios para perder peso? Pues básicamente lo únnico que tendréis que hacer serán ejercicios de tipo aeróbicos y cardiovasculares tales como: correr, hacer bicicleta, andar rápido, nadar, hacer spinning e incluso remo, aunque este último no esté al alcance de cualquiera ¿verdad?.

Estos que hemos mencionado son, digamos, los más estándares, vamos, los de toda la vida, que los podéis hacer sin necesidad de acudir a un gimnasio. Bueno, quizás la natación y el spinning (aunque si queréis informaros mejor sobre qué el spinning, entrad >aquí< y lo sabréis) pero tampoco tendría que ser, todo dependerá de la infraestructura o logística de tu hogar, ¿verdad? 😉

Pero, si aun así, vuestro propósito es mostrar vientre plano, más plano que una tabla y, que además tenga tabletas (de chocolate), en ese caso, amig@s míos, no os queda más remedio que acudir a un gimnasio y hacer muchas, muchas, muchas abodimnales! (entre otras cosas).