Prueba del portátil Huawei MateBook D

En la foto un portátil de la marca Huawei abierto frontalmente con una foto en la pantalla con el puente de Brooklin

Prueba del portátil Huawei MateBook D

Ahora que el futuro de Huawei está en entredicho probamos el portátil con Windows 10 Huawei MateBook D durante una larga temporada, muy larga… y es que se ha probado durante muchas jornadas, diría que cerca de un año como ordenador para la redacción y que por tanto podemos dar fe del buen hacer de Huawei en este equipo.

Se trata de un portátil elegante, es muy fino y pesa lo justo aún albergando una pantalla de considerable tamaño, de 15,6″, desde luego se nota el esmero en su diseño al contar con unos marcos tan y tan finos.

En cuanto a su diseño quizá recuerde algo a los MacBook Pro de 15″ aunque esto no es realmente así ya que Apple no fue ni la única ni la primera en lanzar ordenadores portátiles con acabados metalizados, pero como casi siempre, a Apple se le atribuyen ideas que no fueron suyas.

Obviamente si lo comparamos en medidas con otros equipos que hemos probado recientemente en la redacción, como los dos portátiles chinos de Chuwi, uno en 13,3″ y el otro de 14″ estos te ofrecerán un tamaño algo más contenido que los convertirán por tanto en ordenadores «más portátiles» que el Huawei MateBook D, pero claro, esto lo conseguirán a costa de recortar el tamaño de la pantalla.

La carcasa del Huawei MateBook D

Una foto del portátil Huawei MateBook D cerrado donde se aprecia el acabado metálico de la carcasa

La carcasa del Huawei MateBook D es de aluminio

La carcasa del portátil MateBook D se trata de una carcasa fina en grosor, sin llegar a poder considerarse un ultrabook, ya que su pantalla es de 15,6″, podríamos afirmar que casi lo consigue ser, todo ello gracias a unos estrechos marcos en su pantalla y el grosor general muy comedido.

Para esto disfruta de unas medidas que resultan muy contenidas siendo estas de 16.9 mm x 358 mm × 239 mm.

El teclado de este portátil de Huawei no cuenta con teclado numérico, lo que le permite unos marcos en sus lados de 31 mm. y 94 mm de distancia desde el vértice hasta la primera tecla.

En báscula pesa tan sólo 1,9 Kg., nuevamente un peso muy liviano para un portátil de 15,6″

Los acabados del Huawei MateBook D

Los acabados del Huawei MateBook D están francamente bien resueltos, aunque algo lejos de su hermano de alta gama, el MateBook X, y teniendo en cuenta que el MateBook D también cuesta la mitad.

La carcasa externa o tapa de la pantalla está construida en un material o símil metálico con un bonito color mate, muy a lo «Space Gray» de Apple, cuenta con la palabra de Huawei, no con el logo, grabada en mitad de la tapa en un tono más obscuro y brillante sin retroiluminación.

La base del teclado es plástica y no metálica, con el paso de los días y el constante uso claramente se le notarán síntomas de degradación en esta parte del portátil, pero ¿Quién mira la parte inferior?.

Componentes internos del portátil Huawei MateBook D

En sus entrañas este portátil de Huawei cuenta con una CPU del fabricante Intel que bien puede ser de séptima o de octava generación, depende del modelo que estés probando, en nuestras pruebas se trata de un modelo de 2018 que cuenta con una CPU Intel Core i5-7200, este es un procesador de la gama Kaby Lake con socket 1356 FCBGA que permite una frecuencia de reloj base de 2,7 Ghz capaz de alcanzar una máxima de 3,1 Ghz. gracias al modo Turbo

Esta CPU i5 cuenta con dos núcleos físicos y tecnología hyperthreading por lo que serán 4 núcleos lógicos aprovechables.

La gráfica es una integrada Intel HD Graphics 620 que utilizará la memoria principal como memoria gráfica, siendo esta de 8 Gb. con DDR4 a una velocidad de 2.133 Mhz. del fabricante Samsung quedando un slot libre de los dos que dispone.

El disco duro interno, es un disco SSD del fabricante SanDisk con una capacidad de 256 Gb. en formato m2, quedando toda una bahía de 2,5″ para la instalación de un disco SSD adicional, genial.

La pantalla del portátil Huawei MateBook D

El MateBook D de Huawei cuenta con una generosa pantalla de 15,6″ con tecnología IPS y resolución FullHD, es decir con 1.920 x 768 píxeles, la pantalla es increíblemente mate, apenas refleja nada inclusive con imágenes con fondo negro.

Si bien, como puntualización quizá la pantalla amarillea un poco más de lo que a mi me gusta. Aunque sea algo habitual en los portátiles que prueba es un detalle que nunca me acaba de gustar.

Los marcos de la pantalla son finísimos, sobretodo los laterales que tienen unas muy contenidas medidas de 6 mm, siendo el superior de 14 mm y el inferior de 19 mm.

El teclado y el touchpad del portátil Huawei MateBook D

Una foto muy de cerca al teclado del Huawei MateBook D

El teclado tipo isla del Huawei MateBook D

Lo primero a destacar es que este elegante ordenador de la marca Huawei dispone de un teclado que carece de retro iluminación, algo que personalmente me resulta del todo imperdonable en un equipo que aspira a arrebatarle ventas a los portátiles de Apple y en el que claramente se inspira en cierto modo el MateBook D en el diseño de su carcasa.

El teclado que carece de teclado numérico, como los Mac, cuenta con teclas de color negro del tipo isla, en su conjunto tiene un tacto algo plástico, alto, no me desagrada pero tenemos varios ordenadores portátiles en la redacción, algunos portátiles chinos, que sinceramente consiguen proporcionarte una mayor sensación de calidad y con ello un menor índice de errores en la escritura, así que el teclado se queda con una nota de «claramente mejorable».

El touchpad del MateBook D, es correcto, funciona bien, tanto gestos como su uso normal, aunque en su diseño francamente me sobra el pequeó y estrecho borde plateado que lo rodea.

La superficie del touchpad desplaza bien, el clic real es bueno y la precisión del conjunto es muy alta.

Destacar que aún no siendo de los más pequeños que he probado, el tamaño no sigue los cánones actuales de tamaño, las modas, donde suelen ser bastante mayores, las  medidas exactas del touchpad que equipa el MateBook D son de: 105 mm x 65 mm.

El sonido del portátil Huawei MateBook D

El sonido que es capaz de reproducir este portátil de Huawei es realmente bueno, con buena presión sonora y sin demasiada distorsión al situar el control de volumen por encima del 80%.

En este punto debo decir que mejora a muchos de los ordenadores que últimamente han pasado por la redacción.

No obstante es mejor dejar claro que se trata de un portátil, no de un equipo Hi-Fi ni nada similar, aunque claramente suficiente para escuchar música con relativa calidad mientras trabajas o navegas por la red, pero sin llegar a ser de una calidad espectacular como si que lo es por ejemplo el MacBook Air que probamos no hace mucho en tiroriro.com

La conectividad del portátil Huawei MateBook D

Foto del lateral con el portátil cerrado donde se aprecian los puertos para conectarlo a la corriente, a un monitor externo por HDMi completo, dos puertos USB y el conector de auriculares

La conectividad del Huawei MateBook D está garantizada

La conectividad del Huawei MateBook D es correcta, aunque por su tamaño adolece de algunas carencias.

Cuenta con tres puertos USB 3.0 de alta velocidad que a su vez son compatibles con el anterior estándar USB 2.0

Como no podría ser de otra manera dispone de conexión Wifi bajo los estándares IEEE 802.11a/b/g/n/ac, 2.4GHz+5GHz 2×2 MIMO, pero no dispone de conexión a red mediante cable, siendo esta la mayor carencia que le vemos, por su tamaño de 15,5″ debería contar con una.

Para conectarse con otros periféricos como auriculares, teléfonos y otros dispone de conexión Bluetooth en versión 4.1

Dispone de sensor GPS y de conector para auriculares mediante jack de 3,5 mm.

El conector para pantalla externa o doble pantalla es un conector HDMi de tamaño estándar que nos ahorrará tener que ir con adaptadores en la mochila.

Rendimiento del portátil Huawei MateBook D

Una captura con los resultados de Novabench, una prueba sintética de rendimiento donde obtiene 890 puntos

Resultados de uno de los benchmark

Como es costumbre, primero una ración de benchmarks sintéticos y luego una valoración en un entorno de trabajo real.

En los benchmark sintéticos nos lanza unos resultados consistentes sin llegar a ser nada del otro mundo, unas puntuaciones que después son corroboradas por las pruebas de entorno real como más que suficientes para casi todo el mundo.

Bajo la conocida prueba Geekbench obtenemos los resultados de procesador, divididos como siempre en dos puntuaciones la primera para la prueba de un solo núcleo con 3.664 puntos mientras que alcanza 6.965 en la prueba multinúcleo.

Consulta el rendimiento multinúcleo del MateBook D >aquí<

En la prueba de rendimiento de la tarjeta gráfica en computación Geekbench nos lanza unos consistentes 16.445 puntos

Consulta los resultados de Geekbench en computación gráfica >aquí<

En el test de Novabench el Huawei consigue una puntuación de 890 puntos, a nivel comparativo te recuerdo que el MacBook Air de 2018 en esta prueba conseguía superar los 1.000 puntos, con 1.021. Si bien la gran diferencia entre ambos estriba más en los resultados de la GPU y de la velocidad del disco, donde el Mac arrasa. En cuanto a potencia bruta de CPU este i5-7200 supera por 16 puntos al obtenido por el i5-8210Y del Mac, aún siendo de una generación anterior.

En la prueba de velocidad del disco nos entrega 450 Mb/s en lectura y 206 Mb/s en escritura

En las pruebas de UserBenchmark el equipo ha rendido de forma dispar, obteniendo unos resultados típicos para esta configuración de portátil. UserBenchmark lo coloca en la posición 70 de los 100 portátiles analizados con una configuración similar, creemos que lastrado por la gráfica integrada.

Resultados de UserBenchmark >aquí<

Entrando en un entorno real, primero reproduciendo vídeos bajo calidad 4K reproducidos de forma local con la aplicación por defecto del sistema Windows «Películas y TV» se reproducen suavemente y sin tirón alguno.

La batería del Huawei MateBook D

Cuenta con una batería de 43,3Wh y una capacidad de 3.800mAh, mi móvil tiene algo más, es de 4.000 mAh cuando tan sólo ocupa 5,9″.

En este punto de la autonomía de uso debo confesar que este equipo me ha fallado, esperaba mucho más, con mucho esfuerzo puedo llegar con él a las 4 horas de autonomía, para mi una duración claramente por debajo de lo que preveía en un principio, más aún teniendo en cuenta que no dispone de una gráfica adicional a la integrada que ocupe espacio en su ya gran chasis de 15,6″, detalles que me hacían pensar que permitiría alojar una batería de mayor tamaño y por tanto aumentar su autonomía.

Comodidad del Huawei MateBook D

Hemos estado trabajando durante bastante tiempo con este portátil en la oficina, se trata de un equipo con una pantalla considerablemente grande y por tanto cómoda.

Y no es una pantalla cómoda únicamente por sus medidas, si no por su tratamiento mate antirreflejos, uno de los que mejor he visto en los cientos de ordenadores portátiles que he tenido la suerte de probar.

En otro orden de cosas el teclado es cómodo, sin más, aunque se le hecha en falta la retroiluminación, la falta del teclado numérico, aún tratándose de un portátil de 15,6″ para mi es todo un acierto, incluir el numérico, para mi que rara vez lo hago servir hace que las teclas sean algo más pequeñas así como el espacio entre ellas. En este caso las medidas son perfectas.

Dependiendo del tipo de trabajo al que sometas a este ordenador portátil de Huawei escucharás los ventiladores soplar. Para mi este factor siempre me ha resultado bastante incómodo.

No te pierdas: