¿Cuántos tipos de fotografía existen?

Normalmente  cuando hablamos de fotografía tenemos una “imagen” mental sobre el tipo de “cosa”  del cual estamos hablando. Es decir, todo el mundo sabe qué es una fotografía, entre otros motivos, porque estamos hartos de hacerlas, y más teniendo en cuenta, las fabulosas cámaras que llevan incorporadas nuestros dispositivos móviles.

Podríamos decir que el impacto principal que han causado las cámaras que llevan instaladas nuestros móviles se ha traducido en la proliferación de millones y millones de “selfies”. Hay que reconocer que este tipo de fotografía es tremendamente popular en todo el planeta. Quizá ésta sea la modalidad fotográfica por excelencia, sin duda. Pero, no obstante, la fotografía abarca mucho más.

Aunque el concepto en sí, es universalmente conocido, seguramente alguno de vosotros se habrá parado a pensar en algún momento dado sobre: cuántos tipos de fotografía existen en el mundo, ¿verdad?

Realmente existen muchos tipos de fotografía. A continuación os explicaremos un poco de cada una de ellas. Bueno, os hablaremos de las principales categorías fotográficas porque aunque no lo creáis, verdaderamente hay mucho de qué hablar.

En el siguiente post os haremos una introducción de los siguientes tipos de fotografía según el orden de aparición, de esa manera encontraréis: fotografía de Retrato, de Publicidad, de Moda, Artística, de Paisaje y Naturaleza, Documental, Nocturna, de Deporte y fotografía Subacuática o Submarina.

Si os apetece conocer estas modalidades fotográficas, os invito a que sigáis por aquí y, de ese modo las descubriréis o las iréis recordando según vayáis leyendo.

Fotografía de retrato

Richard Avedon

Podríamos decir, quizá, que la fotografía de retrato es la categoría más extendida por todo el planeta. Quien más, quien menos, ha realizado alguna vez, por no decir muchas, retratos de sí mismo, las famosas “selfies”, o retratos de familiares o retratos de cualquier persona;  sobre todo, cualquier aficionado a la fotografía seguro que tiene un su poder mil y un retratos, pero quien de verdad son unos expertos en la toma de retratos son, sin duda, los fotógrafos profesionales en esta materia.

La técnica para realizar un buen retrato no es tan sencilla como podría parecer “a simple vista”. Normalmente este tipo de imágenes requieren un cierto dominio, sobre todo si lo que se pretende es resaltar los rasgos genuinos de las personas.

El tipo de mirada, la intensidad de la misma, los surcos de la piel, fotografiar el paso del tiempo mediante las huellas y arrugas en el rostro, en fin, todo este tipo de detalles son la razón de ser de esta especialidad fotográfica. Por supuesto, también se utiliza el retrato para resaltar la belleza o la fealdad humana, seguro que siempre hay una intencionalidad detrás.

Como íbamos diciendo, para destacar todos estos detalles, el fotógrafo debe valorar aspectos como las luces y las sombras, o el tipo de plano a utilizar: si es primer plano o plano medio o plano americano o plano detalle…, en fin, todo esto será fundamental para captar una buena imagen.

Normalmente la función de un buen retrato consiste en transmitir mediante una imagen la esencia de la persona.  Para ello, al margen de la parte técnica como puede ser: el tipo de iluminación, el encuadre a utilizar, el fondo donde situar la modelo, en definitiva, la composición de la imagen, lo realmente importante es mostrar la personalidad y el tipo de sentimiento o emoción que en ese justo momento el personaje fotografiado está transmitiendo. En eso consiste hacer un buen retrato.

A veces el fotógrafo no solo será un “medio” con el que captar la imagen deseada, sino que tendrá que realizar, también, la función de psicólogo (en cierta medida) si quiere conseguir atrapar la esencia de las personas.

Fotografía publicitaria

Mario Sorrenti

La fotografía publicitaria intenta influir en los gustos del consumidor. Es una herramienta muy útil para lograr vender productos e incluso ideas. Muchas veces se ha utilizado la fotografía publicitaria con fines políticos y sociales para intentar “seducir” al consumidor/ciudadano.

Mediante la fotografía publicitaria, la imagen solo es uno de sus componentes, los valores e ideas que subyacen en la imagen son a menudo sus protagonistas.

El primer objetivo de la fotografía publicitaria consiste en atraer la atención del público, para una vez conseguido influir en el deseo de compra. Son muchas las artimañas que utiliza este campo de la fotografía para lograr su objetivo.

A menudo la fotografía publicitaria puede llegar a confundirse con la artística. Existe todo un lenguaje de índole persuasivo para conseguir penetrar en las mentes de las personas.  El sexo y la comida suelen ser un reclamo muy “apetitoso” para captar la atención del público. Estos dos temas tan universales pertenecen a los clásicos de la industria fotográfica.

La fotografía publicitaria se encuentra por doquier. En cualquier periódico, revista, anuncio gráfico. La idea perseguida es que la imagen sea lo suficientemente atractiva o provocadora para que se quede incrustada en la retina del potencial consumidor.

Fotografía de moda

Peter Lindbergh

Al igual que la fotografía publicitaria, este tipo de fotografía también busca llamar la atención del público. Su objetivo es comercial y pretende vender sus productos. La estética juega una parte sustancial en la confección de este tipo de imágenes.

En muchas ocasiones la fotografía de moda no solo capta la ropa, sino que también son muy importantes aspectos como el peinado, el maquillaje, los accesorios, el entorno donde se capta la imagen, e incluso a veces, depende de la osadía del fotógrafo, ni la ropa es necesaria para fotografiar moda.

Fotógrafos clásicos que propiciaron un tipo de moda particular fueron Richard Avedon, Helmut Newton o Irving Penn.

La fotografía de moda está muy ligada al glamour, la elegancia o la excentricidad. Gran parte de este tipo de fotografía también es artística, no solo comercial. Normalmente es necesario el dominio de la técnica, con el/la modelo no basta, sino que la puesta en escena tiene que ser lo suficientemente atractiva para captar la atención de la gente y convertirlos en futuribles poseedores de moda.

Fotografía artística

Chema Madoz

Mediante la fotografía artística se transmiten sentimientos y sensaciones.  Es la rama más libre de la fotografía, es donde el artista plasma sus inquietudes, sus deseos, sus sensaciones… No es solo un reflejo de la realidad.  En la fotografía artística cuenta, principalmente, la intencionalidad del autor; no obstante, a veces prevalece la casualidad o el azar, donde inesperadamente las situaciones cotidianas de la vida producen imágenes artísticas…

La fotografía artística está basada en la subjetividad del fotógrafo, por ese motivo, muchas fotografías tratan sobre su creador, de cómo él interpreta la vida, la realidad, de cuáles son sus inquietudes, etc.

Por otro lado y debido a las características propias de este tipo de fotografía se pueden englobar en diferentes categorías; una fotografía considerada artística, también puede ser un bodegón, o un retrato, o un paisaje, todo dependerá de la intención del autor.

La fotografía artística también juega, en general, con conceptos e ideas, de ahí que muchas imágenes puedan ser tachadas de conceptuales o abstractas. De igual forma, en la mayoría de las veces, dichas fotografías se producen de forma bastante elaborada mediante diferentes recursos técnicos, como juegos de luces/sombras…, perspectivas varias, contraste, profundidad de imagen…

Inicialmente la fotografía artística pretendía imitar a la pintura. En sus inicios, allá a mediados del siglo XIX la fotografía convertía sus imágenes en “pinturas” captadas a través de la luz junto con películas y soportes fotográficos tratados con diferentes compuestos químicos cuya finalidad pretendía asemejarse al noble arte de la pintura.  Podemos decir que en la actualidad la fotografía artística ha realizado un giro de 180º.

Fotografía de paisaje y naturaleza

Atif Saeed

La fotografía de paisaje tal y como se puede intuir a primera vista, pone el foco en las fotografías captadas de la naturaleza, ya sea de montañas, bosques, playas, desiertos, cualquiera de estos entornos pertenecen al ámbito de esta categoría.

Normalmente, las fotografías de paisaje suelen ser tomadas con objetivos gran angulares con los cuales poder abarcar gran campo de visión. En cuanto a los condicionantes técnicos, priman, sobre todo, el tratamiento de la luz, el contraste, la gama cromática. Del mismo modo, el momento del día es fundamental, existe una multitud de imágenes captadas en el amanecer o atardecer. El clima, el estado del tiempo son dos aspectos añadidos a la fotografía de paisaje.

Ansel Adams es un fotógrafo clásico de las fotografías de paisaje.

La fotografía de naturaleza es similar a la fotografía de paisajes, aunque quizá con una pequeña diferencia, en este caso también incluye la fauna; flora y fauna son las constantes de esta categoría fotográfica.

Suelen utilizarse cámaras con teleobjetivos, u objetivos macro con los que acercar el detalle deseado.

Fotografía documental

Dorothea Lange

La fotografía documental pretende registrar a través de un documento gráfico los acontecimientos de una determinada época o de una forma de vida o de los múltiples aspectos que presenta la realidad.

Se trata de registrar esos momentos únicos de la vida pero desde la óptica de la objetividad,  teniendo en cuenta que este criterio difícilmente se cumple alguna vez al 100% porque inevitablemente siempre existe algún sesgo, ya que el fotógrafo es el que decide qué escena enmarcar en cada instante. O, por decirlo en otras palabras, la premisa que debe guiar a este tipo de fotografía debe basarse en la captación de la imagen tal cual, su función es captar el momento y difundirlo de forma fiel.

Dentro de la fotografía documental podríamos incluir la fotografía periodística o el fotoperiodismo, ya que este tipo de imágenes son las que estamos acostumbrados a ver cuando abrimos un periódico, revista o similar. Lo dicho, se trata de captar la noticia, el acontecimiento, el momento justo. El fotoperiodismo quizá cubre más los acontecimientos bélicos, conflictos o todo tipo de guerras y acciones terroristas que suceden por el mundo.

La fotografía documental cubre una gama bastante amplia de la realidad, ya que no solo se limita a los avatares humanos sino que también recoge imágenes del ámbito natural y animal. Por eso mismo, la fotografía documental se muestra en revistas especializadas, libros de historia o temáticas concretas, páginas webs, en definitiva, es un tipo de fotografía muy versátil.

Grandes representantes de la fotografía documental han sido clásicos como Walker Evans, Dorothea Lange, Sebastiao Salgado…

Fotografía nocturna

Brassaï

Este tipo de imágenes son muy recurrentes para fotografiar atardeceres o amaneceres. La fotografía nocturna suele estar compuesta por fotos espectaculares cuyo protagonista principal es el astro rey en su salida o puesta de sol sobre el planeta tierra. El escenario ideal en estos casos es el mar como horizonte.

Aunque, por otro lado, la fotografía nocturna posee un fuerte protagonismo asociado a la ciudad, a las grandes urbes y a sus diferentes fuentes de luces.

Las luces de las farolas, la de los coches, la de los edificios, los escaparates y todo aquello que quede iluminado por la luna y las estrellas es susceptible de ser fotografiado y magnificado mediante el misterio de confiere la noche. Grandes fotógrafos clásicos hicieron de la noche su gran escenario fotográfico, recordemos al gran Brassaï, por ejemplo.

No obstante, para realizar una buena fotografía nocturna sería mejor disponer de unos mínimos conocimientos técnicos para obtener una imagen en condiciones. El primer elemento a considerar es el uso de un trípode, sin este artilugio lo más probable es que las imágenes queden desenfocadas o movidas.

Para captar una imagen nocturna con una buena dosis de luz, será necesario modificar el valor del diafragma y la velocidad de la imagen. Al abrir más el diafragma y darle más tiempo a la toma de la foto, los objetos fijos quedarán nítidos mientras que aquellos que están en movimiento quedarán movidos o desenfocados.

Una característica típica de la fotografía nocturna son las ráfagas de luz provocadas por los  objetos en movimiento. Normalmente este efecto proviene de los focos de los vehículos tomados con exposiciones largas donde la película o el soporte digital captan el recorrido del vehículo a lo largo de la escena fotografiada. Son como fugas de luz, cosa que le transfiere un toque artístico a la imagen, e incluso algo fantasmagórico (depende de cómo se mire).

Por otro lado, con la ayuda de un flash se pueden conseguir fotografías muy interesantes congelando partes de la imagen en una exposición larga, es decir, capturando la estela del movimiento pero al mismo tiempo, fijando durante unas milésimas de segundo el objeto causante de dicho movimiento.

Fotografía deportiva

Aaron Chang

Para realizar una buena fotografía deportiva es necesario disponer de unas ciertas habilidades, personales y profesionales.

Primero de todo, sería conveniente conocer la dinámica, las normas, en fin, las características fundamentales del tipo de deporte o deportista al que queremos fotografiar. Debemos tener en cuenta que en este tipo de imágenes lo más importante es captar el momento justo donde transcurre la acción.

En otras palabras, hablar de deporte es sinónimo de acción (en la mayoría de los casos). Por lo que el fotógrafo que se incline por esta disciplina deberá ser, ante todo, paciente y del mismo modo previsor, ya que tendrá que anticipar su “disparo” justo inmediatamente antes de que la acción suceda.

Por ese motivo, la parte técnica es fundamental para realizar fotografías de deporte. A parte de disponer de el instrumentario necesario, es decir, de cámaras con teleobjetivos potentes, se deberá ser muy hábil para dominar la velocidad y el enfoque si se quiere captar la esencia del momento justo.

Las ráfagas de disparos seguidos es la tónica que la mayoría de fotógrafos practican a la hora de tomar estas fotos. Por otro lado, como hemos comentado antes, el enfoque es primordial. De hecho existen opciones automáticas en la totalidad de las cámaras profesionales y en muchas de aficionados, para fotografiar de forma nítida el movimiento. Luego está, claro, la destreza y la mirada del fotógrafo. Estos rasgos serán los que marcarán la diferencia entre una buena y mala fotografía.

Lo dicho: paciencia, previsión, preparación “documental” sobre el deporte en cuestión, y sobre todo, una buena equipación fotográfica, todos ellos serán los elementos primordiales que todo buen fotógrafo de deportes debe tener en su poder.

Fotografía subacuática o submarina

Terry Steeley

Este tipo de fotografía suele practicarse más entre fotógrafos profesionales o aficionados al submarinismo.

La fotografía subacuática debido a su idiosincrasia es bastante particular, entre otras cosas porque se necesita un equipo fotográfico especializado para dicha disciplina.

Existen cámaras subacuáticas para la toma de este tipo de fotografía. Como suele pasar en general, las hay más sencillas o más complejas, más baratas o más caras. Pero, si lo que quieres es aprovechar tu propia cámara, puedes conseguir una carcasa totalmente hermética para proteger tu cámara del agua.

Del mismo modo, y teniendo en cuenta la superficie del agua se precisan flashes o fuentes lumínicas para que las imágenes salgan nítidas. Una característica propia de la fotografía subacuática tiene relación con la luz y los colores. A mayor profundidad los colores se diluyen y la luz desciende, con lo que la gama cromática puede verse bastante afectada.

Quizá la fotografía subacuática, en relación con el resto de especialidades fotográficas, es la que posea más límites en cuanto a su versatilidad. No obstante, las fotografías que se obtienen suelen ser de una belleza espectacular. Tanto la fauna como la flora marítima brillan por sí solas, pero si además las realzas con una buena técnica fotográfica, pues ya puedes imaginar qué tipo de imágenes saldrán.

 

Por otro lado, existe otro tipo de fotografía conocida como fotografía macro y micro, pero mejor de esto hablamos en otro artículo, solo indicar, por decirlo de alguna manera, que se tratan de fotografías “de corta o cortísima distancia”.

Aunque también encontraréis otros tipos de fotografía como son: la industrial, la científica, la aérea, la de arquitectura e interiorismo, o incluso la fotografía de bodas, también conocida popularmente como la BBC (Bodas, Bautizos y Comuniones). Pero, mejor, si os parece, las explicaremos en otro post.